Vestidores, uno de los deseos femeninos

Revista Èvoque

Pin It

Desde siempre, las mujeres siempre han tenido tres deseos generales, éstas son, comer sin engordar, andar en tacones sin que nunca duelan y tener enormes  vestidores, lo cual significaría un sinfín de ropa.

Para los dos primeros no encontramos una solución en las mujeres no tengan que sufrir o sacrificarse, ya que para comer sin engordar debes realizar a diario deporte y esforzarte por mantener la figura, y tacones que no duelan, puedes encontrar uno entre un millón, pero posteriormente la estética de estos no suelen gustar, nos queda por tanto la posibilidad de vestidores.

Tienes la opción de instalar tu vestuario en un vestíbulo o en la esquina del dormitorio, pero si eres una mujer afortunada puedes tener la oportunidad de colocar tu ropa en una habitación aparte. Cada vez más gente al construirse su hogar, conecta una habitación secundaria con la principal, de forma que haga la función de vestidor, como ya ocurría en la antigüedad en la que personajes de la nobleza los poseían durante el S XVII.

La distribución de los vestidores puede variar en función de los deseos de la propietaria pero normalmente los accesorios se colocan en las partes altas y bajas del vestidor para de esta forma la ropa quede colgada en medio y sea mas fácil combinar los diferentes conjuntos, de una forma visual simple.

vestidores Sevilla o simples armarios.

Un aspecto a tener en cuenta y muy importante en relación a los vestidores es la luz: este tipo de moviliario debe tener una luz fuerte, pero no que deslumbre.

Un detalle a tener en cuenta, es que este tipo de mobiliario, no sirve para personas desordenadas, pues al ser un lugar más espacioso y con más cantidades de ropa puedes acabar extraviando prendas y teniendo ropa amontonada que hagan que el vestidor pierda toda su elegancia.

 

Revista Èvoque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *