Garantía en fijaciones. GESIPA

Revista Èvoque

Pin It

Es su especialidad la fabricación de elementos de fijación que se emplea para unir de forma permanente dos o más piezas. Los remaches son tubos cilíndricos que disponen de una cabeza las mismas que tienen un diámetro mayor que el resto del remache. El uso del remache es para unir dos piezas diferentes, sean o no del mismo material.

Aunque es un métodos de unión antiguo, hoy en día su importancia como técnica de montaje es mayor que nunca sobre todo en el desarrollo de técnicas de automatización que abaratan el proceso de unión en campos como el automotriz, de electrodomésticos, muebles, industria militar y hardware entre otros muchos.

La diferencia entre un roblón y un remache o pop rivets es que el primero está constituido por una sola pieza, mientras que los remaches pueden estar constituidos por más de una pieza. A los roblones también se les llama remaches, aunque la correcta definición de roblón es para los elementos de unión constituidos por un único elemento.

Las uniones remachadas con roblones o remaches presentan las siguientes ventajas:

Es un método de unión barato y automatizable y puede unir materiales diferentes conformados por dos o más piezas. También por su variedad de modelos permite acabados estéticos en vez de las uniones atornilladas y permite las uniones ciegas, es decir, permite trabajar cuando sólo es accesible la cara externa de una de las piezas.

Y algunos inconvenientes como que no puede utilizarse en piezas de gran espesor, la resistencia de los remaches es menor a la de los tornillos y la unión es fija no es estanca.

Revista Èvoque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *